Deletérea

Por MAR MARTÍNEZ LEONARD

Hay desprecios dulces

como la brisa del verano.

.

Los hay sutilmente benignos

como el humo de un pitillo

que se aleja un poco

y te acaricia en silencio.

.

Hay desprecios frescos

como una flor y un beso.

.

Pero al final del viaje

se acerca tu desprecio:

ese animal de paso quebrado

que habita furioso

tu cintura azul.

.

Sinuosa, espuria

se enrosca deletérea

en tu mirada gris

mansamente ofreciendo

su veneno.

———————————————–

Fotografía: Vinicius Terranova

Estándar